Programación para niños ¿Por qué debemos enseñar a los niños a programar?

La programación para niños, aprender jugando.

En los últimos años estamos siendo testigos del crecimiento del uso de los ordenadores y otras herramientas ligadas a la informática en los colegios. También de la enseñanza de la programación a los más pequeños sobretodo enfocada a que entiendan el mundo que les rodea. También a que aprendan a que es la robótica para niños. Ya que la robótica educativa infantil cada vez está teniendo más importancia.

Cada vez más niños en edad escolar utilizan ordenadores o tabletas en sus clases o en sus ratos de ocio. Este uso ha sido fundamental para mejorar el aprendizaje interactivo en el aula, mejorar las calificaciones de los estudiantes y mejorar la competitividad en un entorno educativo moderno y cada vez más tecnificado.

Sobretodo lo que se busca con este tipo de herramientas educativas es aumentar la curiosidad de los niños hacia la programación, que está empezando a convertirse en una de las habilidades más buscadas y demandadas en el mundo moderno.

Por esto cada vez es más grande el número de plataformas utilizadas para promover el aprendizaje de estás nuevas tecnologías utilizando muchos lenguajes informáticos diferentes.

La mayoría de estos lenguajes usan bloques y a veces código real para realizar tareas, por ejemplo, girar una imagen o hacer una imagen seguir una ruta especificada. Como ejemplo podríamos citar a Scratch y Tynker entre otros. Estos lenguajes pretenden ser un puente que haga más fácil poder empezar a programar con código.

Con este artículo queremos acercaros seis herramientas y aplicaciones que pueden ayudar a los niños a la hora de iniciarse en la programación informática. Algunas de ellas sirven tanto para usar en ordenador como en móvil o tablet.

No es un secreto que los padres sólo quieren lo mejor para su hijo, y esto no termina con ropa cómoda y buenas comidas. El objetivo final es darles una base sólida en la vida. Una de las mejores cosas que pueden hacer por su pequeño es proporcionarle una educación de calidad que le permita seguir una carrera de sus sueños. En los últimos años, la programación para niños ha estado en el punto de mira,  veamos por qué y cómo podrías estar enseñando a los niños a programar.

La mayoría de la gente, profesores incluidos, hasta el que escribe en estos momentos, lo pensó hace no poco tiempo, imagina que la programación es un campo complicado reservado a una pequeña parte de la población, la más tecnológica. Pero en realidad es muy similar a aprender un idioma y además en el futuro, será igual de importante.

Debido a que las nuevas tecnologías se estás convirtiendo en algo habitual en cualquier actividad de la vida, no saber cómo programar será casi similar a ser analfabeto. La programación, para todos los intentos y propósitos, es sólo eso, un lenguaje. Es el idioma detrás de cada red, dispositivo o aplicación que usamos hoy en día, desde mensajería a compras en línea hasta los GPS, y mientras nuestros estudiantes son bastante hábiles cuando se trata de usar estas tecnologías, rara vez se les enseña cómo funcionan. ¿No sería increíble si nosotros, como maestros, pudiéramos tomar esta generación de consumidores de contenido pasivo y convertirlos en una generación de productores de contenido activo que resuelvan los problemas y tengan un pensamiento creativo?

Por qué deberían los niños aprender a programar

Como cualquier actividad extracurricular, aprender a progrmar permite el desarrollo de un número de habilidades técnicas y transferibles. El beneficio más obvio y tangible de aprender a programar es, bueno, ser capaz de escribir programas, ser capaz de hacer juegos, aplicaciones, obras de arte digitales, y muchas otras creaciones, pero hay más que todo eso en la programación.

He aquí algunos de los beneficios fundamentales de que un niño aprenda a programar.

  • Resolución de problemas: Programar- y aprender a Programar- no implica simplemente resolver problemas: Programar es resolver problemas. A cada paso, te encontrarás con una razón (o, en algunos casos, ninguna razón) por la que tu código no funciona, y la disciplina te anima a pensar al menos en una forma de superar tu contratiempo.
  • Pensamiento crítico: Saber cómo resolver un problema a través del uso del código requiere de un pensamiento crítico. ¿Qué necesito saber para resolver este problema? ¿Qué herramientas tengo a mi disposición? ¿Cómo puedo crear una solución que pueda resolver adecuadamente este problema?
  • La comunicación: La Programación no es una disciplina solitaria. Incluso en el mundo real, a menudo puede haber más de un programador trabajando en un proyecto específico. Este entorno colaborativo significa que para poder trabajar juntos de forma efectiva, la comunicación es una herramienta esencial.
  • Empatía: Los programadores, por supuesto, resuelven problemas. Pero nueve de cada diez veces, los problemas que resuelven van a ser para el beneficio de alguien más, no para el tuyo propio.
  • Alfabetización digital: El mundo se está volviendo cada vez más digital, y la programación asegura que tu hijo conozca los detalles de la tecnología digital y cómo funciona.

Aprender a codificar es una gran habilidad que tus hijos deben tener, no sólo en el sentido de que les enseña a escribir programas, sino por todas las otras grandes habilidades que enseña, y todas las grandes maneras en que pueden enriquecer su carrera, independientemente de si es en la ciencia o la tecnología o no.

El futuro del mundo de la informática

Algunas personas son escépticas sobre la influencia de la programación para niños. Creen que nunca se puede estar seguro de lo que trae el futuro. Sin embargo, se requiere muy poca investigación para ver que la programación es algo que cada vez tiene y va a tener cada vez más importancia, y cuanto antes empieces, más fuertes serán tus pilares.

Atrás quedaron los días en los que la programación era sólo un nicho para los “frikis”. Hoy en día, los desarrolladores profesionales están muy solicitados en la mayoría de las empresas, los gigantes de la tecnología internacional emplean a miles de personas cada año, y siguen hablando de escasez. Parece que todo el mundo necesita software, y todo software necesita actualizaciones y soporte. Las oportunidades tampoco se limitan a las empresas tecnológicas: dos de cada tres puestos de trabajo en el sector de la informática se fundan en las finanzas, los negocios, la salud, el diseño y una variedad de otras áreas.

Según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., la demanda de desarrolladores de software en 2028 va a ser un 21 por ciento más alta que en 2018. La tasa de crecimiento es mucho más impresionante que la de la mayoría de las demás ocupaciones. Es natural que muchos padres se interesen por la programación para niños: una base sólida significa un conjunto de habilidades más fuerte, que puede convertirse en una carrera garantizada. Es un campo lucrativo, también: Burning Glass estima que un especialista en informática puede ganar aproximadamente un 19 por ciento más que un profesional no informático de media.

Los beneficios de enseñar programación a los niños

El mundo se ha vuelto loco por la informática desde hace tiempo, lo suficiente para que la programación se considere una habilidad digna de ser enseñada universalmente. El CEO de Apple, Tim Cook, dice que “la programación debería ser obligatoria en todas las escuelas públicas del mundo” e incluso afirma que podría ser más importante aprender a programar para los niños que aprender inglés como segunda lengua. Los padres parecen estar de acuerdo: la friolera del 93 por ciento de ellos piensa que enseñar a los niños a programar es una gran manera de utilizar los recursos de la escuela, y el 91 por ciento quiere que sus hijos aprendan más informática.

Sin embargo, si bien ya no es raro aprender a programar para los estudiantes de primaria, la situación difiere significativamente de un país a otro. Nueve países de la UE enseñan ahora programación para niños como parte del plan de estudios de la escuela primaria, y siete más la incluyen en la educación secundaria. A partir de 2020, enseñar a los niños a programar también es obligatorio en Japón. En cuanto a los EE.UU., menos de la mitad de las escuelas de 39 estados enseñan informática. El número es aún menor en Canadá: sólo uno de cada tres estudiantes dice que sus escuelas enseñan programación a los niños.

Podemos ver que el sector laboral de la informática y la enseñanza del código a los niños tienen una cosa en común: la demanda es mucho mayor que la oferta. Afortunadamente, hay muchas maneras de aprender programación para niños que no requieren el entorno escolar formal… o incluso que lleguen a la edad escolar.

Hay tantas maneras con las que un niño podría beneficiarse de aprender a programar a una edad temprana, la más obvia es que los prepara para un futuro mercado de trabajo lleno de todo tipo de puestos de trabajo en los que será primordial saber programación. Y el mundo tiene una gran necesidad de programadores ya que en los próximos diez años la programación será una de las ocupaciones de más rápido crecimiento con un gran número de puestos de trabajo a cubrir.

La programación es uno de los punto importante de los que se ha venido a denominar educación STEM, la cual quiere dar un enfoque científico integrado mediante el cual los cuatro campos de la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en educación forman un todo donde esas asignaturas interactúan y se afectan unas a otras.

Pero aparte de ayudar a la necesidad masiva de la sociedad para ocupar esos puestos de trabajo de programadores, la enseñanza de la programación a los niños les proporcionará muchas habilidades prácticas de la vida. En el punto crucial de la programación está el pensamiento computacional, un método de resolución de problemas que mira el panorama general y lo divide en partes más pequeñas y más manejables. Este tipo de pensamiento enseña a los más pequeños a detectar problemas y prevenirlos en el futuro. Les muestra cómo pensar por sí mismos, pensar en el problema detalladamente y trabajar para crear soluciones. Estas son habilidades que pueden llevar con ellos para toda la vida, comenzando con las cosas más básicas como darle ordenes a través de comandos con botones a un robot de juguete a cosas más complejas como construir aplicaciones. Además quien no nos dice que en un futuro los niños que ahora aprendan codificación podrán reparar sus equipos técnicos accediendo al código de su sistema operativo libre y arreglarlo o modificarlo a su gusto.

Obviamente y como es normal, no todos los niños quieren ser un programador. Pero este enfoque computacional se está utilizando en campos como ingeniería mecánica, física, biología, arqueología, negocios, análisis de datos, garantía de información e incluso música, por lo que las posibilidades son prácticamente infinitas y es importante saber que no solo para obtener un puesto de trabajo como programador sino para saber como funcionan muchas de las cosas que nos rodean.

10 beneficios de beneficios de la programación en niños y no tan niños

La programación no se trata sólo de aprender un lenguaje de programación y cómo escribir líneas de código. Hay tantos beneficios de la codificación que apoyan el desarrollo de un estudiante completo.

Aquí te dejamos 10 beneficios de la programación parece que no pero tienen que ver mucho con la programación:

1. Creatividad

La programación utiliza mucha creatividad. Cuando programación podemos construir nuestros propios juegos de ordenador o móviles, películas de animación o arte digital interactivo. Esto implica crear nuestros propios diseños, incluyendo gráficos, animaciones, narración de historias y construir nuestros propios mundos imaginarios y personajes.

2. Resolución de problemas

Nos involucramos en la resolución de problemas creando soluciones a los problemas de la comunidad. Aprendemos y practicamos la descomposición de problemas, es decir, la división de un problema grande y complejo en una serie de pequeños pasos realizables.

3. Trabajo en equipo

Los estudiantes tienen la oportunidad de construir proyectos juntos. Experimentan la gestión de proyectos, la comunicación en equipo, el compromiso, la discusión y la negociación con los demás.

4. Habilidades de presentación y de hablar en público

En muchas escuelas, institutos o centros educativos los estudiantes hacen presentaciones sobre su proyecto favorito que construyeron durante el curso.

5. Aprender a aprender

No siempre damos a los estudiantes la respuesta correcta a una pregunta. Fomentamos el uso del método de prueba y error para encontrar una manera de resolver el problema que tenemos delante. La experimentación nos permite recordar mejor la respuesta. También nos permite estar de acuerdo con no saber la respuesta y tratar de buscar y tener una conjetura educada. Aprendemos que no hay una sola respuesta y que a menudo hay muchas respuestas posibles. Incluso podemos encontrar una respuesta correcta que sea diferente a la respuesta del profesor.

6. Empatía

Cuando diseñamos un producto para que otros lo usen, aprendemos sobre la experiencia del usuario. Aprendemos sobre la psicología de las personas que utilizan nuestro producto, su experiencia y cómo hacer su experiencia tan fácil y agradable como podamos. Esto requiere que tengamos empatía con los demás.

7. Resistencia

La creatividad, la resolución de problemas, el aprendizaje y la construcción de cosas no es fácil. Los estudiantes a menudo necesitan pasar tiempo y esfuerzo para resolver problemas. Sin embargo, al final, cuando resuelven el problema, llegan a sentir una sensación de logro, cuanto mayor sea el problema mayor será la alegría. Estos son beneficios realmente valiosos de la programación que no tienen nada que ver con la programación.

8. Aprendizaje auténtico

En realidad estamos construyendo un producto. No sólo estamos leyendo e investigando sobre él. Al final del día, los estudiantes construyen algo que pueden compartir con sus familiares y amigos.

9. Amigos de ideas afines

No a todos los niños les gustan los deportes, la música y otras aficiones más populares. Pueden hacer amistad con personas de ideas afines, otros niños que disfrutan siendo creativos, construyendo tecnología, resolviendo problemas y siendo innovadores.

10. Afición que aumenta la confianza en sí mismo

No es fácil ser un niño que no encaja en la escuela tradicional. La programación ofrece algo diferente. Es una afición creativa y analítica que proporciona una experiencia muy diferente a los niños. Es genial encontrar un hobby con el que conectarse y que realmente se quiera y se disfrute.

Como puedes ver, la programación ofrece más que sólo escribir líneas de código. Hay muchos beneficios de la codificación que no tienen nada que ver con la programación. Y ahora sí vamos con los lenguajes de programación para niños que deben conocer.

6 herramientas para enseñar a los niños programación

Vamos a detallar unas herramientas que pueden llegar a ser indispensables para enseñar a los niños programación y en el siguiente apartado veremos cómo usarlas en las diferentes etapas del aprendizaje en las escuelas.

Scratch

Es una de las herramientas para enseñar a los más pequeños a programar mas conocidas. Ha sido diseñada y desarrollada por el MIT Media Lab. Este es un lenguaje de programación visual destinado sobretodo a niños mayores de 6 años. Hasta este momento, más de 800.000 usuarios han utilizado el sitio web de la plataforma, entre todos han creado cerca de 2 millones de proyectos.

Esta plataforma es especialmente buena para crear animaciones y juegos. A través de su web el estudiante tiene acceso a los proyectos que han desarrollado otros estudiantes pudiendo publicar él el suyo propio. La verdad es que está diseñado de una manera muy simple de entender. Esta herramienta está disponible actualmente para Mac, Windows y dispositivos Android e iOS. Enlace a la web de la herramienta.

Alice

Alice es un entorno de programación en 3D gratuito y de código abierto diseñado para enseñar a los estudiantes la programación orientada a objetos y eventos. Con esta herramienta, los estudiantes arrastran y sueltan gráficos para animar un objeto o crear un programa.

Existe una variante de Alice, llamada Storytelling Alice y que ha sido por Caitlin Kelleher como parte de su trabajo de doctorado en Ciencias de la Computación en la Universidad Carnegie Mellon. Esta variante enfatiza las animaciones y las interacciones sociales, con lo que aumenta considerablemente el interés de los estudiantes por la programación.

Sobretodo lo que se busca con esta herramienta, como con todas, la verdad, es aumentar la curiosidad de los niños hacia la programación. Enlace a su web.

Tynker

Tynker es un sistema de aprendizaje guiado que enseña a los niños a programar. Como la mayoría de este tipo de programas los estudiantes empiezan a programar con bloques visuales. luego a diferencia de Scratch, avanzan hacia la programación basada en texto a medida que construyen juegos para móviles, vuelan mini-drones, modifican Minecraft y mucho más. Enlace a su web.

Lego Mindstorms

Quizás uno de las herramientas más conocidas es está de la famosa marca de construcciones Lego. A diferencia de los anteriores ejemplos la base de esta es la robótica, a través de la robótica acerca a los niños a la programación.

Los kits de Lego Mindstorms, que pueden adquirirse en versiones educativas y de consumo, incluyen sensores y motores. Los kits vienen con lenguajes propios de Lego, pero pueden ser modificados para trabajar con lenguajes de terceros. Enlace a su web.

Arduino

Cómo no, Arduino sirve perfectamente para la educación y para enseñar a los niños programación y como funcionan las cosas de su alrededor. Resumiendo se trata de un lenguaje de programación de código abierto, que se basa en un marco similar al famoso lenguaje de programación C ++. Quizás no es el más fácil para los niños pero con herramientas como S4A o App Inventor del MIT es más sencillo, de usar para edades a partir de 10 o 12 años. Muchos de los robots destinados a la educación que están saliendo a la venta en los últimos tiempos están basado en Arduino con lo que los estudiantes pueden adentrarse en la robótica también gracias a Arduino. Enlace a Arduino y App Inventor.

Hora del Código

En ingles Hour of Code, no es una herramienta como las demás, es más bien una ambiciosa campaña lanzada inicialmente en EE.UU de la mano de la organización sin ánimos de lucro Code.org para enseñar a los estudiantes de hasta el último año de secundaria los fundamentos básicos de la programación. En base a una hora de programación quieren “mostrar que todo el mundo puede aprender a programar y así comprender los fundamentos básicos de la disciplina“.

Dentro de esta campaña podemos englobar aplicaciones para smartphoneso tabletas como Lighbot o The Foos, esta última era gratuita hasta hace poco pero ha pasado a ser de pago. La intención de las dos es enseñar a los más pequeños a empezar a programar con un teléfono móvil. Las dos las puedes encontrar vía web o como aplicación para dispositivos Android e iOS. Enlace a la web de la Hora del Código.

¿Cómo enseñar exactamente a los niños a programar en la escuela?

En los primeros tiempos de la informática, la programación era una tarea bastante tediosa, con máquinas extremadamente lentas, poca memoria, etcetera. Ahora, con nuestros dispositivos ultra-rápidos que pueden conectarse en cualquier parte del mundo y responder a casi cualquier pregunta que pudiéramos realizar, la programación es más fácil que nunca. Estos son algunos de los recursos más populares para familiarizar a los niños con la programación organizado según el nivel de grado de enseñanza. Las aplicaciones y robots que os señalamos aquí son orientativos, hay más en el mercado que pueden ayudar a los más pequeños a aprender a programar.

Preescolar

  • Daisy the Dinosaur: Esta aplicación gratuita enseña a los niños los conceptos básicos de la programación mediante comandos de arrastrar y soltar para que Daisy salte, gire y realice mini desafíos.
  • Bee-Bot: Al igual que Daisy, Bee-Bot permite a los niños decirle qué hacer, pero es un juguete real con las flechas de comando directamente en ella. Los niños entran en los comandos y luego miran mientras el juguete realiza las acciones.
  • Robot Turtles: Este es un juego de mesa con el objetivo de hacer coincidir la tortuga de cada jugador con su joya principal correspondiente en el centro. Los niños eligen tarjetas con diferentes comandos para guiarlos a su joya a través de diferentes movimientos, giros y acciones.

Educación primaria

  • Scratch: Este “juego” gratuito, al que se puede acceder en línea y a través de una aplicación móvil, permite a los niños crear sus propios personajes y líneas de historia utilizando comandos de programación de arrastrar y soltar para decirle al personaje qué hacer. Incluso pueden agregar su propia voz a la historia. Scratch ofrece a los niños mucho más opciones que la mayoría de las aplicaciones. Siendo quizás la mejor opción para enseñarles a programar. Esta desarrollada por el MIT de Massachusetts.

  • Kodable: En esta aplicación los niños ayudan a un pequeño alien a encontrar su camino a través de laberintos mediante comandos de programación, y ganar premios en el camino.
  • Code.org: Este sitio web tiene una gran cantidad de lecciones y actividades de codificación que realmente funcionan para todos los niveles y edades de los estudiantes. Los niños pueden jugar a aprender algoritmos e incluso aprender de los mejores con las conferencias de vídeo de Mark Zuckerberg y Bill Gates y de la mano de personajes de Disney como Elsa y Ana de la película Frozen.

Educación Secundaria

  • App Inventor: Al igual que Scratch, y de sus mismos creadores, este sitio web utiliza bloques de codificación de arrastrar y soltar para crear una aplicación móvil, pero con muchas más funciones y elementos de programación, lo que podría resultar en un interesante proyecto o concurso de clase digital.
  • Alice: Esta aplicación de escritorio enseña a los niños la programación 3D, permitiéndoles crear sus propias animaciones en 3D. Una gran característica de Alice es que los niños pueden ver inmediatamente cómo funcionan sus programas, así como la programación detrás de ellos, ayudándoles a encontrar y resolver cualquier problema con sus animaciones.
  • Khan Academy: Esta web es una especie de academía online para aprender programación. Los niños pueden sumergirse en muchos lenguajes de programación para crear multitud de cosas desde animaciones y juegos hasta crear algoritmos, diseñar páginas web y aplicaciones de bases de datos.

Intenta esto en casa: varios enfoques de programación para niños

Si tú, una persona adulta, quisieras empezar a formarte en el desarrollo de software por ti mismo, probablemente sabrías por dónde empezar. Hay programas universitarios, cursos en línea, campamentos de entrenamiento, tutoriales, guías de estudio y un montón de otras formas de entrar en esto. Sin embargo, si el estudiante todavía puede contar su edad con los dedos, es seguro decir que puedes tirar todo esto por la ventana.

A todos nos gustaría pensar que nuestros hijos son prodigios, pero en realidad, no. En la mayoría de los casos, es simplemente poco realista esperar que un niño pequeño tenga una capacidad de atención o la paciencia de un adulto. Sin embargo, con el enfoque adecuado, es posible incluso enseñar la codificación básica para niños pequeños. Después de todo, es el pájaro madrugador el que se lleva el gusano.

El iPad puede hacer más que los dibujos animados: aplicaciones de codificación para niños

Muchos padres dicen que sus hijos son fanáticos de sus iPads y otros tablets, a veces hasta un nivel extremo. Si parece imposible superar su fascinación, no exageres. Con aplicaciones de programación especiales para niños a partir de cuatro años, esta máquina de entretenimiento puede convertirse en una útil herramienta de aprendizaje.

Move the Turtle es una gran opción para cualquiera que desee introducir a sus hijos en la programación para niños. Utiliza el lenguaje de programación Logo, que ha sido especialmente diseñado para fines educativos. Como el nombre de la aplicación sugiere, el niño puede mover la tortuga alrededor de la pantalla de su iPad usando varias instrucciones de programación. Cada nuevo nivel conlleva un desafío diferente que hace que el niño comprenda de forma gradual pero firme los conceptos de variables, procedimientos, bucles e instrucciones condicionales. También aprenderá a guardar y reutilizar su trabajo. Puedes usar Mueve la Tortuga en inglés, español o polaco.

Si a tu hijo le gustan más los dinosaurios, preséntale a Daisy el Dinosaurio. Una sencilla interfaz de arrastrar y soltar te permite animar a la criatura, hacerla girar, rodar, saltar e incluso bailar, mientras enseñas en secreto a los niños a codificar al mismo tiempo. Los niños de cuatro años y mayores entenderán intuitivamente cómo funcionan los objetos, las secuencias, los eventos y los bucles. El inconveniente de Daisy el Dinosaurio es que no ofrece muchas funciones y desafíos. Sin embargo, como aplicación gratuita, puede ser una gran introducción a la programación para niños.

Hopscotch es otra creación del equipo detrás de Daisy el Dinosaurio. A diferencia de las aplicaciones de codificación para niños mencionadas anteriormente, esta está dirigida a niños un poco mayores. Hopscotch puede utilizarse para enseñar codificación a alumnos de primaria a partir de los siete años, tanto en casa como en el aula (con un plan de educadores especiales). Al utilizar el lenguaje de programación Scratch, simplifica el desarrollo del juego para los niños. Hasta ahora, hay 33 millones de juegos ya creados por niños usando Hopscotch en todo el mundo.

Juegos de programación en línea para niños

Las aplicaciones de las tabletas son una gran elección cuando necesitas explicar la codificación de los niños pequeños y de los niños ligeramente mayores. Hacen un buen trabajo al introducir los conceptos básicos. Sin embargo, introducir lenguajes de programación reales para niños requiere más que un dispositivo de pantalla táctil y algunos retos de arrastrar y soltar. Si tu hijo es un poco mayor (digamos, de 7 años o más) y ya sabe leer y escribir a máquina, quizá quieras mostrarle algunos juegos de programación para niños que se pueden jugar en cualquier navegador de Internet.

Uno de nuestros favoritos es CodeCombat, que ofrece una amplia gama de disciplinas para aprender, incluyendo, entre otras, el desarrollo web y el desarrollo de juegos para niños. Desde 2013, el juego ha tenido más de cinco millones de jugadores, casi medio millar de colaboradores, y ha sido traducido a cincuenta idiomas. Pasando por niveles y desafíos de dificultad creciente, CodeCombat enseña lenguajes de programación para niños de todas las edades. Dependiendo del objetivo que elijas, podrás dominar HTML, CSS, JavaScript, Python y otros.

Otra buena opción para los niños mayores de diez años es CodeMonkey. En 2019, recibió el premio What’s On 4 Kids como el mejor programa educativo online/digital para niños. En el juego, ayudas al adorable monito a recolectar bananas completando varias tareas. CodeMonkey puede ser usado para enseñar los lenguajes de programación CoffeeScript y Python. Para los niños, es una gran manera de adquirir un firme conocimiento de los conceptos universales de codificación, como objetos, argumentos, variables, bucles y matrices. CodeMonkey está disponible en veinte idiomas, y hay planes para ofrecer más traducciones a tiempo.

Convertir la programación en un juego de niños con juguetes especializados

Algunos padres dudan en programar para los niños porque creen que eso significa que pasarán horas y horas frente a la pantalla. ¡Quizás se sorprendan al saber que quizás ni siquiera sea necesario!

Lanzado por primera vez en 2014 en Kickstarter, Robot Turtles sigue siendo el juego de mesa más vendido en la plataforma. Sí, nos has oído bien, es un juego con un tablero, cartas y algunos tipos de fichas que puede ser jugado por una compañía de hasta cinco jugadores. Hasta el año 2020, se han vendido más de cincuenta mil juegos en todo el mundo. Creado por un desarrollador de software profesional y padre de gemelos jóvenes, Robot Turtles introduce conceptos de programación de una manera que hasta un niño de cuatro años puede comprender. Al mover sus tortugas a través del tablero de juego para evitar los obstáculos y llegar al diamante, sus hijos pueden aprender sobre los comandos básicos, programas, funciones y depuración.

Cuando se enseña a los niños a programar, los que están criando a las niñas se enfrentan a un reto adicional: la vieja creencia de que la tecnología no es un lugar para las mujeres no se ha ido tan rápido como nos gustaría. La brecha de género en la industria tecnológica es inmensa: las estadísticas dicen que las mujeres ocupan menos del 18 por ciento de todos los trabajos de codificación. Por suerte, gracias a un grupo de mujeres activas, la inclusión va en aumento, y también se puede ver en la programación para niños.

En 2017, Sharmi Albrechtsen fue calificada como una de las mujeres que están “desbaratando el statu quo y defendiendo la diversidad de género en la publicidad y la tecnología”. Sharmi es la inventora de SmartGurlz – una serie de cuatro muñecas programables para niñas (6+ años de edad) de diversas razas. Cada muñeca tiene un scooter que puedes controlar con la aplicación SugarCoated. Tanto Girl Scouts of America como BlackGirlsCode han recomendado SmartGurlz en declaraciones públicas. Sus hijos llevarán a cabo varias misiones, todo mientras aprenden a codificar en Scratch. Los algoritmos básicos, los bucles y el código compartido pueden ser literalmente un juego de niños.

Sumérgete en la robótica

Varios modelos de robots son una gran forma de aprender a programar para niños un poco mayores. Construir y controlar algo desde lejos es fascinante para muchos jóvenes entusiastas de la tecnología, así como para los amantes de las películas de ciencia-ficción. Hay una enorme variedad de juguetes entre los que se puede elegir, dependiendo de su presupuesto y de las preferencias personales del niño. Veamos algunas opciones impresionantes.

Dash es un lindo robot burbujeante, compatible tanto con iOS como con dispositivos Android. Hay múltiples aplicaciones que puedes usar para controlarlo. Debido a los diferentes niveles de complejidad, cada grupo de edad puede encontrar la aplicación que más le convenga. La codificación permite al niño hacer que Dash se mueva sobre sus ruedas, interactúe e incluso reaccione al tacto. También hay una amplia gama de accesorios adicionales que se pueden comprar, lo que hace que el Dash sea aún más potente. Incluso puede dibujar con rotuladores especiales y tocar una melodía en su pequeño xilófono.

Lego comenzó su historia con juguetes de madera y luego hizo historia con sus omnipresentes bloques de plástico. Ahora, también quiere enseñar a los niños a programar. A partir de ahora, ofrecen dos juegos codificables: Lego Boost (7-12 años) y Lego Mindstorms (10+ años). Para que la programación para los niños sea más factible, los sistemas se basan en bloques codificables de arrastrar y soltar. Cada conjunto permite construir una variedad de robots diferentes. Para controlarlos, el niño utilizará una aplicación gratuita en su ordenador, tableta o smartphone. Mientras juega, el niño aprende cómo funciona la codificación con la robótica y cómo puede usar sus propias habilidades para construir algo desde cero.

Los proyectos basados en Hardware Libre

Otra gran forma de introducir la programación para los niños es con microcomputadoras como Raspberry Pi y Arduino. Ofrecen una oportunidad única de sumergirse en el lado del hardware de las ciencias de la computación, también. No es de extrañar que tengan muchos seguidores entre los aficionados adultos y los aficionados al DIY.

Las microcomputadoras son asequibles, pequeñas y ligeras como para llevarlas en manos pequeñas. Lo divertido de ellas es que es imposible decir que has probado todo lo que ofrecen. La variedad de proyectos que puedes emprender es inmensa, e Internet está lleno de ideas. Puedes hacer de todo, desde una cámara de vigilancia casera hasta una guitarra o un sistema de riego de plantas. Puedes hacer que tanto Arduino como Raspberry Pi sean aún más potentes añadiéndoles componentes adicionales, como sensores y luces.

Es importante reconocer que el uso de microcomputadoras puede ser un poco demasiado difícil para los niños más pequeños. Los niños de 12 años y mayores podrán entenderlo, pero los más pequeños probablemente necesitarán algo de ayuda. Aún así, siempre podéis convertirlo en un hobby para hacer juntos. Otra forma de hacer que el uso de una Raspberry Pi sea un poco más fácil para los principiantes es usar un kit educativo como el CrowPi. Es un paquete portátil de diferentes partes con una pantalla de 7 pulgadas. Acompañado por un manual imprimible y tutoriales de vídeo, ayudará a su hijo a dominar su Raspberry Pi. En cuanto a Arduino, sería bueno prepararse familiarizándose con el lenguaje Arduino, que es muy parecido al C, pero tiene algunas pequeñas peculiaridades.

Para prohibir el aburrimiento en tu casa, también puedes probar las cajas de suscripción. Bitsbox es nuestra favorita, ya que no requiere absolutamente ninguna experiencia de codificación, funciona para niños y niñas de 6 a 12 años, y tiene múltiples planes de precios. Cada mes su hijo recibe un conjunto de proyectos de codificación en varios niveles de complejidad. Cada proyecto enseña un concepto informático diferente, como condicionales, bucles u operadores. Una vez elegido un proyecto, obtienen el código para el mismo en el sitio web de Bitsbox. Luego, son libres de personalizarlo y hacerlo suyo. Cuando terminan el trabajo, pueden descargar la aplicación que sus hijos hicieron en su dispositivo móvil.

Si te sigue interesando este tema hace unos meses repasamos en un artículo nuestro varias herramientas para enseñar a los niños programación.

Pin It on Pinterest

Shares