Un robot para seguir y filmar el vuelo de los insectos

Investigadores franceses han desarrollado un robot guiado por cables para comprender mejor los mecanismos de vuelo y la detección de olores de insectos.

¿Cómo se las arregla un insecto para volar en espacios reducidos? ¿O para detectar un olor a cientos de metros de distancia? Para responder a estas preguntas, los científicos del CNRS, la Universidad de Lorraine y el Institut national de la recherche agronomique (Inrae) han desarrollado un robot guiado por cables para rastrear y filmar un insecto durante su vuelo. El objetivo: comprender mejor sus mecanismos de vuelo y la detección de olores. El robot puede seguir a un insecto a una velocidad de 3 m/s.

En palabras de uno de los investigadores, Dominique Martinez: “Dejamos al insecto libre para volar. Hicimos un robot lo suficientemente rápido para poder acelerar y cambiar de trayectoria rápidamente sin molestar al insecto.” El robot es un cubo abierto de 30 centímetros en el que el insecto será filmado en vuelo por varias cámaras, incluyendo dos cámaras de infrarrojos que nos permiten determinar su posición en 3D por medio de la estereovisión. Este cubo está guiado por ocho cables motorizados colocados en las ocho esquinas de la sala. Es el ajuste de estos cables lo que permitirá a la cámara seguir al insecto. El seguimiento del insecto se realiza de forma autónoma y en tiempo real. Una computadora lo controla. Gracias a nuestra tecnología, fuimos capaces de rastrear el insecto a 3 m/s.

¿Por qué no usaron un dron para rastrear el bicho?

Descartaron el uso de un drone porque el movimiento de aire inducido por sus aspas habría interrumpido al insecto. El sistema desarrollado es ligero, los cables son delgados, hace poco ruido e introduce pocas turbulencias. Además, es lo suficientemente potente como para realizar cambios de dirección o aceleraciones sin molestar al insecto.

¿Cómo estudian sus capacidades olfativas?

“Estamos en el proceso de colocar un estimulador olfativo en el cubo para permitirnos enviar aromas y ver, en base a las muestras enviadas, si el insecto cambia su comportamiento. Por ejemplo, en colaboración con el INRA, hemos aplicado nuestra herramienta en la polilla Agrotis ipsilon, una plaga de los cultivos. Para reproducirse, el insecto hembra produce feromonas sexuales para atraer al macho. Gracias al robot, vamos a entender el comportamiento olfativo del insecto para eventualmente ver cómo evitar su reproducción.”

El equipo de investigadores actualmente están desarrollando haciendo robots que imitan el comportamiento olfativo de los insectos para encontrar fuentes químicas. En el futuro, podemos imaginarnos a los robots agitando sus alas como insectos y llevando a cabo misiones en espacios reducidos para detectar explosivos a distancia, por ejemplo. Otros equipos también están trabajando en la fabricación de robots de insectos. Por ejemplo, un equipo de investigación de Boston, EE.UU., ha logrado reproducir el vuelo de un insecto a escala utilizando técnicas de microfabricación. Su Robobee pesa menos de un gramo. Pero hay una diferencia entre replicar y controlar. El robot es tan pequeño que la electrónica es difícil de instalar: tiene cables pero no tiene batería a bordo.

Pin It on Pinterest

Shares