Los alimentos impresos en 3D conservan la nutrición y el sabor de las verduras frescas y congeladas

Los alimentos impresos en 3D conservan la nutrición y el sabor de las verduras frescas y congeladas

los alimentos impresos en 3d conservan la nutricio - Los alimentos impresos en 3D conservan la nutrición y el sabor de las verduras frescas y congeladas

Investigadores de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur (NTU Singapur), la Universidad de Tecnología y Diseño de Singapur (SUTD) y el Hospital Khoo Teck Puat (KTPH) han colaborado en una nueva forma de crear “tintas alimentarias” utilizando verduras frescas y congeladas. Los investigadores afirman que las tintas alimentarias conservan la nutrición y el sabor de las verduras frescas y congeladas mejor que los métodos existentes.

Las tintas alimentarias suelen estar hechas de alimentos purificados en forma líquida o semisólida que se imprimen en 3D por extrusión desde una boquilla y se ensamblan capa a capa. A menudo, en un entorno médico, los alimentos en puré se sirven a quienes tienen problemas para tragar. En el ámbito sanitario, se suelen utilizar moldes de silicona para dar forma a los alimentos en puré y hacerlos más apetecibles para quienes los comen.

La impresión en 3D de los alimentos permite producirlos con la forma y la textura deseadas en menos tiempo. En la actualidad, los alimentos deshidratados y los polvos liofilizados se utilizan como tintas alimentarias y suelen contener un alto porcentaje de aditivos alimentarios como los hidrocoloides (HC) para estabilizar la tinta y conseguir un proceso de impresión más suave. El problema es que las altas concentraciones de HC suelen cambiar el sabor, la textura y el aroma de los alimentos impresos, haciéndolos poco apetecibles.

Los investigadores han explorado combinaciones de verduras frescas y congeladas para hacer estables las tintas alimentarias. Esto les permitió preservar mejor la nutrición de los alimentos impresos y hacerlos más sabrosos. La esperanza es que la fabricación de tintas alimentarias permita aumentar el consumo de los pacientes y mejorar su salud física y mental. Los investigadores del proyecto clasificaron las verduras a grandes rasgos en tres categorías, y cada una de ellas requirió un tratamiento hidrocoloide diferente para poder imprimirse.

Los investigadores utilizaron guisantes, zanahorias y bok choy como representantes de cada categoría en el proyecto. Estas verduras no necesitaron ningún HC, un tipo de HC y dos tipos de HC, respectivamente.

Fuente: https://www.eurekalert.org/pub_releases/2021-02/suot-du3020321.php

 

Pin It on Pinterest

Shares