Internet de las Cosas, IoT, ¿Qué es? ¿La nueva revolución tecnológica? 4.67/5 (3)

¿Qué es el Internet de las Cosas o IoT?

¿Qué es lallamada “Internet de las cosas” y en qué se diferencia del Internet “normal” que todos conocemos y utilizamos? ¿Qué significa “IoT”? ¿Es sólo una palabra de moda pasajera o es un futuro inevitable del que tendrás que ser consciente tarde o temprano? ¿A que ya oyes más a menudo el término Domótica? Es quizás el campo en el que es más habitual para cualquiera pueda relacionarse con el Internet de las Cosas.

El término Internet de las Cosas, a menudo abreviado como IoT (Internet of Things), fue acuñado por investigadores de la industria, pero ha surgido recientemente en la opinión pública general. La IoT es una red de dispositivos físicos, incluidos teléfonos inteligentes, vehículos, electrodomésticos, etc., que se conectan e intercambian datos con los ordenadores, servidores o entre ellos mismos.

Algunos afirman que la Internet de los osas transformará completamente la forma en que se utilizan las redes informáticas durante los próximos 10 o 100 años, mientras que otros creen que la IoT es simplemente una exageración que no tendrá un gran impacto en la vida cotidiana de la mayoría de las personas.

¿Qué es el Internet de las cosas?


En la actualidad, Internet consiste principalmente en acciones de persona a persona o a empresas:

  • Cuando visitas Facebook, le dices a tu navegador que notifique a Facebook que quieres ver tu muro, y Facebook envía todos esos datos de vuelta a tu navegador para que los veas.
  • Al iniciar sesión en WhatsApp, o cualquier aplicación de mensajeria, le indicas a tu aplicación que se conecte a WhatsApp y que todos los demás usuarios de WhatsApp sepan que estás en línea. Cuando envías un mensaje, éste pasa por WhatsApp y WhatsApp lo transmite al destinatario.
  • Cuando juegas en Fortnite, las pulsaciones de teclas y los movimientos del ratón se envían a Fortnite, se interpretan y se aplican a los objetos del juego y se transmiten a todos los demás jugadores del juego.

Durante mucho tiempo, cada acción en Internet ha sido iniciada por un humano y finalmente transmitida a otro humano. Nuestra Internet actual es una “Internet de personas”, con datos creados, modificados, borrados, enviados y recibidos por personas.

La Internet de las Cosas es una red de dispositivos en la que estos dispositivos se comunican entre sí sin ninguna interferencia humana. Los propios dispositivos crean, modifican, eliminan, envían y reciben datos entre sí por su cuenta, y utilizan esos datos para tomar decisiones.

Esa es la clave de la IoT: el intercambio de datos entre dispositivos.

¿Cómo funciona el Internet de las cosas?

El Internet de las Cosas sólo requiere tres elementos:

  1. Una forma de que los dispositivos se conecten a otros dispositivos
  2. Una forma de que los dispositivos recopilen datos de otros dispositivos
  3. Un método para que los dispositivos procesen esos datos y tomen decisiones

Los dispositivos pueden conectarse a Internet y conectarse a través de Wi-Fi, o pueden utilizar Bluetooth para una conectividad directa de mayor alcance sin necesidad de un intermediario. También existen otras opciones, como ZigBee y Z-Wave.

Pero incluso después de la conexión, los dispositivos sólo pueden comunicarse entre sí si pueden “hablar el mismo idioma”, es decir, necesitan ser capaces de decodificar los datos que se les envían. Con tantos “lenguajes” potenciales, es imposible que un solo dispositivo pueda soportar todos ellos.

Por eso muchas plataformas de IoT dependen de un dispositivo de “intérprete”. Por ejemplo, los productos SmartThings se comunican entre sí pasando datos a través de un centro de actividad o Hub SmartThings. Esto significa que cada dispositivo sólo necesita conocer el idioma del Hub, mientras que el Hub sabe cómo hablar con cada dispositivo. Este relé permite que los dispositivos se comuniquen indirectamente con facilidad.

¿Qué es una plataforma de IoT?

Se puede pensar en una plataforma del Internet de las Cosas como el conjunto de herramientas que permite que varios dispositivos se conecten y se comuniquen entre sí. Ya hemos hablado de los hubs anteriores, pero son sólo una parte de una plataforma de IoT. Un Hub puede ser un Arduino o una Raspberry Pi, porque reciben los datos de un dispositivo o lo trasmiten a otros.

Una plataforma es la colección de hubs, también llamado dispositivo gateway, más el protocolo de comunicación utilizado por la plataforma (como Wi-Fi, ZigBee o Z-Wave), más el software subyacente que procesa y transmite los datos de la red. También incluye las aplicaciones orientadas al usuario que permiten a los humanos interactuar con los dispositivos de la plataforma.

Por ejemplo, SmartThings tiene su Hub como dispositivo de puerta de enlace. También soporta cualquier dispositivo que pueda “hablar” Wi-Fi, ZigBee y Z-Wave. Estos dispositivos se comunican a través del Hub , por ejemplo, el sensor de movimiento detecta movimiento, lo notifica a a la placa Arduino, que enciende las bombillas conectadas. El usuario final también puede interactuar a través de la aplicación SmartThings (por ejemplo, apagando luces específicas). Todo este ecosistema es la plataforma SmartThings IO.

¿Cuántos dispositivos están conectados al Internet de las Cosas?

Según Statista, en 2018 había aproximadamente 23.000 millones de dispositivos de IoT conectados. Se espera que este número crezca exponencialmente hasta alcanzar los 31.000 millones de dispositivos de IoT conectados en 2020, hasta alcanzar los 75.000 millones de dispositivos del Internet de las Cosas conectados en 2025.

Para que sirve. Los beneficios del Internet de las cosas

El Internet de las Cosas puede hacer mucho que los humanos no pueden. Esto conduce a una mayor eficiencia, comodidad y, en algunos casos, incluso seguridad.

Los dispositivos procesan los datos más rápido que nosotros.

Siempre hay un retraso significativo en las interacciones entre humanos. Cuando envías un correo electrónico, ¿quién sabe cuánto tiempo pasará hasta que el destinatario lo lea, lo procese y luego escriba una respuesta? Las máquinas pueden analizar, interpretar y responder a los datos mucho más rápido que nosotros.

Los dispositivos son mejores en la gestión de datos.

Los dispositivos están diseñados para dedicar todos sus recursos a un conjunto específico de tareas, mientras que los humanos son multitareas. Olvidamos fácilmente, pero los dispositivos no.

Podemos automatizar casi cualquier cosa.

Imagínate si tu cafetera empezara a hacer café por sí sola tan pronto como suene el despertador. O si los aspersores de tu césped o jardín se mantuvieran apagados cuando un sensor de tiempo detecta lluvia. O recibes una alerta SMS automática cuando un miembro de tu familia tuvo un problema médico.

Hay que pensar en la posibilidad de un futuro en el que todos los coches sean autónomos y puedan comunicarse en tiempo real con los coches cercanos, con lo que se reducirán los accidentes y los atascos de tráfico. O donde todos los electrodomésticos tienen acceso a los datos de la red eléctrica de la ciudad y sólo funcionan durante las horas del día de baja demanda cuando la electricidad es más barata.

Las posibilidades son infinitas.

Los desafíos del Internet de las Cosas

Pero el Internet de las Cosas no está exento de sus inconvenientes.

Demasiados estándares de la IoT.

Recuerda, un dispositivo sólo puede hablar con otro dispositivo si entiende el mismo idioma. Pues en este momento hay demasiados idiomas, y demasiados dispositivos son incompatibles entre sí.

La seguridad de los datos es extremadamente importante.

La comunicación de dispositivo a dispositivo es buena hasta que un humano decide falsificar una conexión y secuestrar remotamente un dispositivo con fines maliciosos. Esto puede no ser un gran problema para, por ejemplo, un dispositivo que regula la temperatura en el hogar. Pero imagina si un hacker tuviera acceso a una red de dispositivos médicos.

Los fallos de funcionamiento de los dispositivos son también una preocupación real.

Tanto el software como el hardware pueden ser defectuosos, y a veces los fallos son importantes. Con el Internet de las Cosas, los errores en la recopilación o procesamiento de datos pueden introducir problemas masivos en los grandes sistemas de los que dependemos, y las caídas de la red pueden ser devastadoras.

La privacidad de los datos es más importante que nunca.

Muy relacionado con el término Big Data. Tal vez la recolección y el procesamiento generalizado de datos es algo que no deberíamos perseguir, incluso con la promesa de un mañana más eficiente y más conveniente. El Internet de las Cosas desencadena inmediatamente preguntas sobre la privacidad de los datos personales. Ya sea que se trate de información en tiempo real sobre nuestra ubicación física o de actualizaciones sobre nuestro peso y presión arterial que puedan ser accesibles para empresas aseguradoras o vinculadas a la salud, disponer de nuevos tipos y datos más detallados sobre nosotros mismos a través de redes inalámbricas y potencialmente en todo el mundo es una preocupación obvia.

Suministro de Energía

El suministro de energía a esta nueva proliferación de dispositivos del IoT y sus conexiones de red puede resultar caro y logísticamente difícil. Los dispositivos portátiles requieren baterías que algún día deberán ser reemplazadas. Aunque muchos dispositivos móviles están optimizados para un menor consumo de energía, los costes de energía para mantener potencialmente miles de millones de ellos en funcionamiento siguen siendo elevados.

Novedad

Numerosas corporaciones y empresas de nueva creación se han enganchado al concepto de Internet of Things buscando aprovechar cualquier oportunidad de negocio disponible. Mientras que la competencia en el mercado ayuda a bajar los precios de los productos de consumo, en el peor de los casos también conduce a afirmaciones confusas e infladas sobre lo que hacen los productos.

El Ser Humano

Las personas tienen necesidades diversas que requieren que un sistema de IoT se adapte o sea configurable para muchas situaciones y preferencias diferentes. Por último, incluso con todos esos desafíos superados, si la gente se vuelve demasiado dependiente de esta automatización y la tecnología no es muy robusta, cualquier fallo técnico en el sistema puede causar graves daños físicos y/o financieros.

¿Qué se puede hacer con el Internet de las cosas?

El Internet de las Cosas ya se utiliza de muchas maneras, y es probable que te hayas encontrado algunas sin darte cuenta.

La domótica inteligente es la idea principal para consumidores como tu y como yo. A medida que más dispositivos de tu hogar se conectan entre sí, más podrás automatizar y cumplir con el uso de sensores, temporizadores y disparadores.

Es aún mejor si tienes habilidades de bricolaje y un espíritu maker. Utilizando un microcontrolador como Arduino y Blynk, puedes crear todo tipo de proyectos DIY destinados a IoT y leer fácilmente los datos de tus dispositivos. También puedes hacer algunos proyectos interesantes de DIY IoT usando una Raspberry Pi y Windows 10 IoT Core.

El Internet de los objetos también está revolucionando la atención médica y los dispositivos médicos. Estamos viendo una mejor atención y seguimiento de los pacientes, cirugías más inteligentes, detección más temprana de enfermedades e incluso asistentes de atención médica robotizados”. Por ejemplo, los marcapasos Wi-Fi con alertas han salvado a las víctimas de ataques cardíacos inminentes. O no hace falta que sea algo tan importante, echa un vistazo a esta casa de muñecas hecha con dispositivos de IoT.

Para más ideas, echa un vistazo a algunos increibles proyectos del Internet de las Cosas que hemos visto en nuestra web.

Califique esto

También te puede interesar

Ayúdanos a crecer!!Comparte con tus amigos¡¡