Inspirados por Lego, estos cubos impresos en 3D ayudan en la regeneración ósea.

Científicos de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón imprimieron cubos de 1,5 milímetros en 3D inspirados en los ladrillos de Lego.

Investigadores de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (OHSU) han diseñado cubos 3D para mejorar la reparación de huesos fracturados. Inspirados por Lego, estos ladrillos de 1,5 milímetros encajan y sirven de andamio en el que los huesos se regeneran. Su trabajo fue publicado en la revista Advanced Materials el 23 de julio.

“Nuestro andamiaje con patente en trámite es fácil de usar. Puede apilarse como el Lego y colocarse en miles de configuraciones diferentes para adaptarse a la complejidad y el tamaño de casi cualquier situación”, dice Luiz Bertassoni, el investigador de la Escuela de Odontología de la OHSU que dirigió el desarrollo de la tecnología tipos de cubos del tamaño de una moneda - Inspirados por Lego, estos cubos impresos en 3D ayudan en la regeneración ósea.

Reemplazar el andamiaje tradicional

Las fracturas óseas más complejas suelen tratarse con barras y placas de titanio para estabilizar el hueso dañado. Los cirujanos luego inyectan materiales biocompatibles llenos de sustancias que promueven la curación. Los nuevos cubos impresos en 3D están destinados a mejorar este paso.

De hecho, los autores del estudio señalan que los andamios tradicionales carecen de flexibilidad, a diferencia de estos cubos, que son modulares y por lo tanto adaptables a múltiples situaciones. Al ensamblar segmentos de bloques que contienen cuatro capas de ladrillos de cuatro por cuatro, los investigadores estiman que es posible crear más de 29.000 configuraciones diferentes.

Los bloques también tienen la particularidad de ser huecos. Por lo tanto, pueden llenarse con pequeñas cantidades de gel que contienen diversos factores de crecimiento, que luego se colocan lo más cerca posible del lugar donde se necesitan. El estudio demostró que estos cubos colocados cerca de los huesos de ratas reparadas provocaron un crecimiento de los vasos sanguíneos tres veces mayor que el de los materiales de andamiaje convencionales.

Los investigadores utilizaron la estereolitografía

Para fabricar estos ladrillos, los científicos utilizaron la técnica de la estereolitografía, o aparato de estereolitografía (SLA). Utiliza el principio de la fotopolimerización para hacer modelos 3D de una resina sensible a los rayos UV. Un objeto puede imprimirse en 3D moviéndolo hacia arriba y hacia abajo (o viceversa) para crear espacio para los polímeros no solidificados en el fondo del tanque. Estos polímeros forman la siguiente capa del objeto.

cubos del tamaño de una moneda - Inspirados por Lego, estos cubos impresos en 3D ayudan en la regeneración ósea.

“La tecnología de ‘microjaula’ impresa en 3D mejora la curación al estimular el tipo adecuado de células para que crezcan en el lugar y momento adecuados”, dice Ramesh Subbiah, coautor del estudio. “Se pueden colocar diferentes factores de crecimiento dentro de cada bloque, lo que nos permite reparar el tejido con mayor precisión y rapidez”, continúa.

Cubos para la producción de órganos

Los investigadores quieren ir más allá y ahora quieren aplicar sus investigaciones a la regeneración de los tejidos blandos del cuerpo. Incluso se imaginan poder utilizar estos microcubos para fabricar órganos para transplantes. Una alternativa muy interesante a la escasez de donación de órganos.

Pin It on Pinterest

Shares