Este brazalete con cámara térmica lee tu muñeca para rastrear tus dedos

Capturar las complejidades de la mano humana es una tarea difícil, pregúntale a cualquier artista o animador. Ahora, los ingenieros de la Universidad de Cornell y de la Universidad de Wisconsin-Madison han desarrollado un nuevo sistema wearable que utiliza sensores térmicos para predecir con precisión la posición de la mano, con aplicaciones potenciales en RV, robótica y traducción del lenguaje de signos.

El dispositivo se llama FingerTrak, y es básicamente un brazalete adornado con cuatro pequeñas cámaras térmicas, cada una del tamaño de un guisante. Desde sus respectivas posiciones, las cámaras toman imágenes de los contornos de la muñeca del portador. Eso es suficiente para que un algoritmo especialmente diseñado reconstruya con precisión toda la mano, incluyendo las posiciones de cada dedo.

“Este fue un descubrimiento importante de nuestro equipo – que al observar los contornos de la muñeca, la tecnología podía reconstruir en 3D, con gran precisión, dónde están los dedos”, dice Cheng Zhang, un autor del estudio. “Es el primer sistema para reconstruir la postura completa de la mano basada en los contornos de la muñeca”.

El sistema FingerTrak utiliza el aprendizaje por máquina para predecir la posición de 20 articulaciones de los dedos, basándose en los contornos de la muñeca. Estas posturas de la mano pueden ser recreadas en un modelo virtual, o incluso en una mano robótica. En las pruebas, el dispositivo fue capaz de reproducir con precisión acciones como abrir un libro, escribir con un bolígrafo, beber y usar un teléfono.

No hay escasez de dispositivos diseñados para tratar de rastrear los movimientos de la mano, usando varias tecnologías. Algunos observan los dedos usando cámaras de detección de profundidad o sensores infrarrojos, otros usan guantes con sensores de movimiento y otros usan sensores electromagnéticos en la punta de los dedos. Pero casi todos ellos son un poco demasiado voluminosos para su uso práctico.

El FingerTrak está diseñado para ser más ligero, y aunque no es la pieza de tecnología de aspecto más cómodo, parece estar en el camino correcto.

Con un poco más de refinamiento, el equipo dice que el sistema FingerTrak podría tener una gama de usos. Podría permitir a los jugadores de realidad virtual seguir los movimientos de su propia mano en el juego, podría ser usado por un robot a control remoto que imitara directamente los movimientos de un operador humano, podría ayudar a traducir el lenguaje de signos en texto o en voz, o podría ayudar a controlar los problemas de salud que afectan a las habilidades motoras.

“La forma en que movemos nuestras manos y dedos a menudo nos habla de nuestra propia salud”, dice Yin Li, un autor del estudio. “Un dispositivo como este podría ser usado para entender mejor cómo los ancianos usan sus manos en la vida diaria, ayudando a detectar signos tempranos de enfermedades como el Parkinson y el Alzheimer”.

La investigación se publicó en Proceedings of the Association for Computing Machinery on Interactive, Mobile, Wearable and Ubiquitous Technologies.

Pin It on Pinterest

Shares