Esta nueva mano robótica blanda tiene la destreza suficiente para superar un videojuego

Una nueva mano robótica blanda tiene la destreza suficiente para superar Super Mario

Investigadores de robótica de la Universidad de Maryland han creado una mano robótica blanda impresa en 3D. Uno de los mayores problemas de las manos robóticas hasta ahora es que carecen de la destreza necesaria para realizar algunas tareas. Los investigadores han creado una mano robótica blanda lo suficientemente ágil como para jugar al videojuego de Nintendo Super Mario Bros. y ganar.

La robótica blanda es un campo que crea robots flexibles e hinchables impulsados por agua o aire en lugar de electricidad. Los robots blandos son un área de estudio muy importante porque tienen capacidades inherentes de seguridad y adaptabilidad que los hacen especialmente interesantes para aplicaciones, como prótesis y dispositivos biomédicos. Uno de los principales retos para los investigadores en este campo ha sido el control de los fluidos que los robots blandos necesitan para su movimiento. Sin embargo, el equipo ha logrado un gran avance al poder imprimir en 3D robots blandos completamente ensamblados con circuitos fluídicos integrados en un solo paso.

Antes, cada dedo de una mano robótica blanda debía tener su propia línea de control, lo que limitaba su portabilidad y utilidad. La impresión en 3D permite a los investigadores crear una mano robótica blanda con transistores fluídicos integrados capaces de tocar la Nintendo a partir de una sola presión. La demostración del equipo consistió en un circuito fluídico integrado que permite que la mano funcione en respuesta a la fuerza de una sola entrada de control.

Una presión baja hacía que el dedo presionara el mando de la Nintendo para que Mario caminara, mientras que una presión más alta hacía que el personaje saltara. Un programa cambia de forma autónoma entre las presiones baja, media y alta, lo que permite a la mano robótica completar el primer nivel del videojuego en menos de 90 segundos.

Para superar las barreras anteriores en el aprovechamiento de los circuitos fluídicos, el equipo utilizó la impresión 3D PolyJet, similar al uso de una impresora de color, pero con muchas capas de tinta multimaterial apiladas. En un día, con un trabajo mínimo, los investigadores pudieron pasar de pulsar el inicio de la impresora 3D a tener un robot blando completo que incluía todos los actuadores blandos, los elementos del circuito fluídico y las características del cuerpo.

Enlace al proyecto

Pin It on Pinterest

Shares