El robot blando de la Universidad Northwestern se mueve sin hardware ni electricidad

El robot blando de la Universidad Northwestern se mueve sin hardware ni electricidad

Investigadores de la Universidad Northwestern han desarrollado un nuevo material que actúa como un robot blando. El material puede caminar a velocidad humana, recoger y transportar carga a un nuevo lugar, subir colinas y girar para liberar la carga. El primer material de este tipo tiene casi un 90 por ciento de agua en peso y su tamaño es de centímetros.

Es capaz de moverse sin hardware complejo, hidráulico o eléctrico. En su lugar, se activa con la luz y camina en la dirección de un campo magnético giratorio externo. El robot está diseñado para parecerse a un pulpo de cuatro patas y es totalmente funcional en entornos acuáticos. Los posibles usos de los robots incluyen su utilización para ayudar a catalizar diferentes reacciones químicas.

Los robots blandos también podrían diseñarse molecularmente para reconocer y eliminar activamente las partículas no deseadas en un entorno específico. Los investigadores también creen que hay aplicaciones médicas, como el uso de los robots para suministrar bioterapias o células a tejidos específicos con precisión. El material robótico hace que el nuevo robot sea mucho más rápido que los trabajos anteriores realizados en el mismo laboratorio con robots blandos.

En el estudio anterior, los materiales robóticos podían doblarse en escalas de tiempo de minutos y arrastrarse a un ritmo lento de un paso cada 12 horas. Los nuevos materiales pueden dar aproximadamente un paso por segundo en respuesta a un campo magnético, lo que permite dirigirlos. Los científicos acoplaron las respuestas a la luz y a los campos magnéticos para diseñar un robot capaz de recoger la carga y llevarla a su destino caminando o rodando.

Una vez en el destino, el robot blando puede descargar la carga invirtiendo su forma, de modo que las cargas lisas se deslizan fuera del robot, o realizando un movimiento giratorio para desalojar y liberar los objetos más pegajosos. La estructura de campo de agua y el esqueleto incrustado de filamentos de níquel alineados que son ferromagnéticos son responsables del movimiento preciso y la agilidad del robot.

El componente blando del robot es una red de diseño molecular con piezas que le permiten responder a la luz y retener o expulsar agua en su interior. Con la exposición a un campo magnético, el esqueleto incrustado en el robot doblado ejerce fuerzas cíclicas sobre los componentes blandos que activan las patas para que se muevan por una trayectoria predeterminada. Los investigadores del proyecto ven un futuro con ejércitos de microrobots capaces de realizar tareas de forma coordinada.

Pin It on Pinterest

Shares