Cómo el chip neuromórfico de Intel podría hacer más accesibles los brazos robóticos montados en sillas de ruedas

Intel y Accenture han anunciado el pasado miércoles el apoyo a la investigación neuromórfica para el desarrollo de un brazo robótico para ayudar a los pacientes con lesiones de la columna vertebral en la realización de tareas básicas como beber de una taza.

La tecnología neuromórfica de Intel, junto con la financiación y la tecnología de Accenture, así como el apoyo algorítmico de la Investigación Aplicada del Cerebro, será utilizada por los equipos de investigación israelíes en la Open University en el desarrollo del brazo robótico.

chip intel - Cómo el chip neuromórfico de Intel podría hacer más accesibles los brazos robóticos montados en sillas de ruedas

Los dispositivos serán probados con niños en el Hospital ALYN, un centro de rehabilitación para adolescentes.

La programación neuromórfica tiene bajos requerimientos de energía y ofrece la capacidad de aprender y adaptarse a situaciones novedosas en tiempo real, según los científicos de Intel. Mike Davies, director del laboratorio de Intel, dijo que la tecnología será un “ajuste natural” para una tecnología de asistencia como el brazo robótico.

Más de 75 millones de personas en todo el mundo necesitan una silla de ruedas para desplazarse y aquellos con lesiones de la médula espinal o neuromusculares que causen impedimentos en el brazo podrían aprovechar un brazo robótico para reducir la necesidad de un cuidador personal ofreciendo ayuda para la alimentación y otras tareas.

Los dispositivos de asistencia existentes son caros, pero Intel argumentó que su chip de investigación neuromórfica Loihi podría ayudar a reducir los costos. Loihi permite el aprendizaje en tiempo real para el control adaptativo de los gestos. También permite una mayor eficiencia energética, lo que significa una carga menos frecuente para los usuarios. Usando partes asequibles y Loihi, el costo del brazo robótico podría ser el 10% de los dispositivos existentes, dijo Intel en un blog.

Los investigadores usarán la jerarquía de control adaptativo recurrente de ABR para ayudar a mover el brazo con menos errores. Los participantes del estudio eventualmente controlarán el brazo montado en una silla de ruedas usando un pequeño joystick.

“La capacidad de los brazos robóticos para beneficiar a la gente hoy en día está en gran parte limitada debido a su alto coste y al excesivo consumo de energía”, dijo Elishai Ezra Tsur, investigador principal del proyecto en la Open University. El apoyo de ABR, Intel y Accenture ayudará a la universidad a explorar controles adaptativos en hardware neuromórfico con la esperanza de reducir el costo de un brazo robótico fácil de usar, añadió.

Más información

Pin It on Pinterest

Shares