Un "ojo de insecto" para drones

Un “ojo de insecto” para drones

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin evaluar)
Loading...

‘BeeRotor’, el drone que utiliza un ojo al estilo del de los insectos para navegar en espacios reducidos

Los acelerómetros son indispensables para la mayoría de los dispositivos tecnológicos que han aparecido en los últimos años, desde móviles y tabletas hasta drones, estos sensores pueden identificar con precisión el ángulo de un dispositivo en relación con la Tierra. Ahora, los científicos están investigando cómo los drones pueden volar de forma autónoma sin el uso de acelerómetros. Y esto les ha llevado a algunos a desarrollar el “BeeRotor“, que, como su nombre indica, se inspira en las señales visuales y su análisis utilizados por los insectos voladores.

El método se llama “flujo óptico” o optic flow en ingles, y mide la distancia y la elevación en función de cómo sus “ojos” interpretan de forma natural el movimiento. Así que cuando estás montado en un tren sentado en tu asiento, el paisaje en el horizonte parece relativamente estable; sin embargo si mueves la cabeza a uno y otro lado el paisaje se mueve más y más rápido. El BeeRotor recrea este efecto con 24 fotodiodos que registran contrastes y su movimiento en el medio. Cuando una sección del terreno se mueve de un sensor a otro, el robot utiliza estos datos para calcular el ángulo en el que el paisaje “pasa”, y, por extensión, de su propia posición. Del mismo modo, el BeeRotor puede mantener control sobre su velocidad mediante el análisis de la rapidez con el paisaje se está moviendo a través de su “ojo”.

Investigadores del Institut des Sciences du Mouvement Etienne-Jules Marey están utilizando el flujo óptico para desarrollar tres “estabilizadores” de entorno para el BeeRotor. El primero ajusta automáticamente la altura del robot en conformidad con el suelo o el techo. El segundo cambia la velocidad de BeeRotor dependiendo del tamaño del espacio en el que está volando. El último mueve el robot a la posición de modo en la que su “ojo” siempre tenga la mejor visión posible del terreno al que se acerca. En el siguiente vídeo vemos como, un BeeRotor es capaz de atravesar con seguridad túneles que cambian de tamaño y altura. Los científicos esperan desarrollar más la tecnología como un reemplazo ligero para los acelerómetros en drones más pequeños, así como un sistema de copia de seguridad para los modelos más grandes que llevan a cabo importantes investigaciones. Y mas adelante tambíen se pueda añadir a robots.

Fuente CNET y CNRS

Close