FRANKA EMIKA, un robot seguro y que se construye a si mismo

Hoy os queremos presentar un robot muy especial, el Robot Industrial FRANKA. Este es un brazo robótico altamente programable que se puede utilizar para construirse a sí mismo. El FRANKA EMIKA, que es como se denomina, viene con el brazo, el controlador, la mano y los dedos intercambiables. También viene con un software que permite al usuario final desarrollar soluciones personalizadas con él. El robot es ágil y viene además con un sistema de evitar colisiones y funcionalidad rápida de pick & place.

FRANKA EMIKA tiene además una interfaz visual para la programación. El usuario puede enseñarle qué hacer con nuevas habilidades. Gracias a unas paredes virtuales que se le pueden programar, puede utilizar el robot alrededor de los seres humanos con seguridad.

Su desarrollador ha querido que la seguridad sea uno de sus puntos fuertes. La función de seguridad funciona porque el software que controla el brazo contiene un modelo completo de cómo debe moverse el robot y cuánta tensión natural deben sentir las articulaciones. Si la tensión medida se desvía de lo que el modelo dice que debe ser, el brazo se detiene inmediatamente. Los robots de fábrica en la actualidad normalmente no tienen esta funcionalidad, lo que significa que no saben si pueden dañar a un ser humano que trabaja a su lado. Por esta razón, muchos robots de fábrica trabajan en jaulas.

Fuente y web oficial.

Close